Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Madrid y 23

No escuchaste la canción. La que publiqué directamente para ti. La típica última bala de la recámara que disparas jugándotela. Esa que también te puede salir por el tiro de la culata. Y aquí estoy. Un año más vieja. Diría que un año más sabia, pero hay muchas lecciones que no termino de aprender.
A veces para acordarte de ciertas cosas se necesitan emociones que estén a la altura. Y de momento me vi en una ciudad que me superaba. No me di cuenta, y me fue multiplicando y sumando. Elevándome al máximo exponente. Y aquí me encuentro. Con el éxtasis que produce sentir que en 23 años no había sido más feliz que ahora mismo. Pese a todo. Pese a nada. Por y para mi.
Solía hacer responsable de mi suerte al destino. El año pasado empecé a entender que gran parte de la suerte que tenemos es la que buscamos. Este año con más miedos que maletas emprendí un viaje que me lo confirmó. Tan solo han pasado a penas 5 meses. Y he aprendido más de lo que nunca hubiera imaginado. Y he querido como nunca.…

Entradas más recientes

Por todas las mentiras

Texto sin actualizar de algo que no acabó siendo.

Volver

Superficial

Para que deje de doler

Carta de despido

Cualquier parecido con alguna historia de la vida real es pura coincidencia