lunes, 11 de julio de 2016

¡Más amor, señores!

"Te hice daño. Sinceramente fue de lo primero que me acordé cuando me hablaste. De hecho pensé que por qué lo harías".

Lo que es la vida. Al final van a tener razón todos los que dicen que cuando te has portado bien con alguien, se acordará de ti el resto de su existencia. Pues escasean tanto las que te brindan todo sin nada a cambio, que al final estás casi obligado a recordar. Y no, esto no es un grito de vedetta ni nada parecido. Con esto todo lo que quiero hacer es una reflexión.

Joder, me he sentido tan inútil tantas veces en mi vida por dar sin esperar nada a cambio. Dejar de lado todo lo que estaba haciendo por secar unas lágrimas, limpiar el coche de mi amigo sin esperar a que luego me invitara a una cerveza. acercar a mi amiga en coche hasta su casa para que no se vuelva sola, todos los días, sin querer oir un "gracias". Escribir una pintada en un portal par hacer sonreír a alguien. Poner pancartas en un coche confesando mi irrevocable amor hacia esa persona. 

Os prometo que he estado perdida muchas veces en mi vida. Y que tal vez este texto parezca más bien escrito por Paolo Cohelo. Pero no quiero nada de eso. Solo quiero llegar a la conclusión típica, pero no incierta, de que hagas lo que hagas, si te ha hecho feliz, ha valido la pena. Y lo sé, porque he arriesgado mil veces por personas que no se lo merecían, pero tarde o temprano se han dado cuenta del error que han cometido cuando dejan ir a alguien que les ha querido con todo su corazón. Porque la vida es eso: amor. Es lo único que perdona y perdura en el tiempo, en las personas, en los recuerdos y en el viento. 

Y sí, el amor no da de comer, y hace llorar muchas veces, pero no hablo de esa clase de amor, que también. Tal vez quiero ir un poco más allá. Amor es lo que te impulsa a llevar las bolsas de esa señora mayor que viene del súper, o de esa chivada que le metes a tu compañero en un examen cuando le ves con cara de apuro. Amor es saber que vas a ser más feliz cuando haces una cosa que cuando no. ¡Más amor señores, eso es lo que necesita el mundo!




La Tercera Gracia

No hay comentarios:

Publicar un comentario