sábado, 25 de julio de 2015

Supera, superior, súper tuyo

Supera sueños, supera metas, pensamientos o temores. Supera lo que creías que jamás serías capaz de hacer. Supera tus pasos, y sobre todo supera tus pasos. Da saltos tan altos para esquivar piedras que toques con la punta de los dedos las nubes, o incluso el sol.

¡Corre! y corre todo lo rápido que puedas para que no se te escape ni un segundo. Da igual lo que los demás digan. Da igual si creen en ti o no. Da igual que te critiquen. Al fin y al cabo lo que importa es que, mal o bien, hablen de ti. Evita ser uno más, montones hay muchos y minorías pocas.
Cómete los algodones de azúcar de una tacada. Besa con toda tu alma. Y ¿por qué no? ríete en la cara de aquellas personas que te dijeron que no podrías, que era una absoluta locura y que no lo ibas a conseguir. Haz una foto a tus notas, trabajo, casa, puesto, o a ti mismo, da igual a qué, la cuestión es que se entere de que aquello que te decía ser imposible, lo tienes tú y solo tú. 

Y ahora nadie te lo puede arrebatar, porque cada vez que lo has soñado lo has hecho más tuyo, pero cada vez que te has movido, cada lágrima o gota de sudor derramada por conseguir eso que querías, te han hecho su poseedor; como sólo tú mismo lo eres de tu vida.

Carla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario