sábado, 4 de mayo de 2013

Felicidades MAMÁ.

Supongo que hoy es un día "especial" para todas las madres, aunque no lo entiendo muy bien. Igual que dicen que San Valentín no es el 14 de febrero, el día de la madre no es el primero domingo de mayo, el día de la madre es todo aquel que una madre se levanta a trabajar por sus hijas, hace la comida o aguanta gritos inmerecidos, el día de la madre es cualquier día que una madre sale de compras para ella y vuelve con 24544504043658013126468789 bolsas llenas de cosas para sus hijas, el día de la madre debería ser todos y cada uno de los días que nuestras madres hacen algo por nosotras, el día de la madre debería ser cada día que ellas nos hacen feliz con el simple hecho de querernos. Nuestras madres se merecen todos los días de nuestras vidas, porque, decidme ¿alguna vez que habéis necesitado a vuestras madres os ha dado la espalda? No sé cuál será vuestra respuesta, pero yo puedo responder claro y fuerte que NO.
Porque tú, mamá, has estado ahí, en cada paso que he dado, desde que me llevabas a dar mis primeros pasitos a la Plaza Mayor, pasando por mis duros años de colegio, instituto, mis ilusiones, mis sueños, hasta llegar a dentro de un mes, la tan deseada graduación, que con ella sé que no sólo cumplo mi sueño, sino que también cumplo el tuyo; pues hace tiempo me hiciste prometer que tarde o temprano haría una carrera, la que fuera, la que más me gustase y llenase, y dentro de tres semanas querida mami, lo voy a conseguir.
Hoy, te quiero decir pese a todo lo que nos enfadamos, que eres la mejor madre del mundo, del universo, de la existencia, y sé que no te lo debería decir sólo hoy, porque al igual que en San Valentín, el día de la madre no se debe demostrar sólo el primer domingo de mayo, qué va... Porque tú no sólo me "aguantas" un día, me soportas cuando estoy de exámenes, me pongo histérica y te empiezo a recitar toda la materia a las 3 de la mañana, me aguantas cuando no sé que ponerme un sábado, cuando estoy enfadada con el mundo y te grito porque sí, o cuando me enfado contigo por no estar de acuerdo, me aguantas cuando lloro, o cuando tengo pesadillas, me tranquilizas cuando pienso que todo se va a caer, que me voy a caer, cuando no tengo confianza en mi misma; pues la única que ha creído todos los días en mi desde el 1 de enero de 1995 no he sido yo, has sido tú. Y eso mamá, eso es el mejor regalo que puede haber en el mundo. Me has enseñado a hacerme de valer, a que no me pisen y a hacerme de querer, me has enseñado el valor de las sonrisas, aunque también del de las lágrimas. Me has enseñado a correr, a volar y a levantarme cuando me caigo. Me has enseñado a ser cada día un poquito mejor persona...
Y pensando todo esto, me he dado cuenta que si hoy soy lo que soy, lo soy gracias a ti, por animarme, por reñirme cuando era necesario, por aplaudirme los triunfos y por alentarme durante los fracasos. Por todo eso mamá, que hoy te diga que te quiero mucho, muchísimo, incontable, incalculable, infinito, y que eres la PERSONA MÁS IMPORTANTE DE MI VIDA, no es nada significativo, pues yo prefiero demostrártelo todos los días de mi vida, porque contigo sé que si digo eso será totalmente cierto, pues una madre es para siempre, y tú siempre serás eterna mamá, SIEMPRE, y ten claro, clarísimo que yo estaré siempre a tu lado aunque haya veces que me falle a mi misma y no te lo demuestre, mamá ¡nada podrá impedir que tú seas lo primero en mi vida! Y es que como tú bien dieces además de mi mamá, eres mi mejor amiga.

Te quiere LO QUE NO TE PUEDES NI IMAGINAR, tu monito de feria, Caroli ♥






Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario