domingo, 21 de abril de 2013

Una carta al cielo.

¿Y por qué te fuiste tan pronto? me pregunto entre lágrimas. Aquel 23 de abril te llevaste un trozo de mi corazón al cielo, y a veces éste conecta conmigo y me cuenta que sigues vistiendo igual que antes, con tu camisa blanca, tus levis, tus americanas y tus castellanos, no cambias ¿eh?. No puedo evitar ver a alguien con camisa blanca y no ponerle tu cara. 
Sé que no te gusta verme llorar, pero querido tío, lloro porque te echo de menos como nadie se puede llegar a imaginar. Echo de menos tu olor, tus manos despeinando mi flequillo y tus besotes. Sé que ahí arriba tienes a gente que cuida de ti, y les tengo envidia, estan contigo, y tú también cuidas de ellos seguro... pero tío, te quedaba tanto por cuidarme aún, te quedaban tantas cosas a mi lado... El destino nos tenía envidia, y nos quiso separar, pero sé que no lo conseguirá nunca. Es cierto, no te puedo ver ni tocar, pero te siento a cada momento, tengo tu voz grabada en mi cabeza con las palabras que me dirías en cada momento; noto tu presencia en cada paso que doy. 
Ahora, ya ha pasado un año, y parece que fue ayer cuando estaba llorando en aquella sala que ahora recuerdo tan macabra. Pero yo no me quiero quedar con eso, yo me quedo con estos 17 años a tu lado, con cada abrazo, cada riña, y cada segundo que me has hecho feliz, cada momento que me has demostrado que me querías más que a tu vida.
Desde la parte de mi corazón que está conmigo, te mando no cuatro, sino infinitos besotes, mil sonrisas dedicadas a ti, y un abrazo, pero de esos míos de lapa... Yo tampoco cambio, ni cambiaré, siempre seguiré siendo tu niña, tu pequeñuela, tu pitufón...


TE QUIERO TÍO KISS♥

Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario