sábado, 5 de septiembre de 2015

Las Tres Gracias

Hace tiempo que tenía en mente adecuar este blog con lo que expresa e intentar que éste llegase a mucha más personas que puedan pensar o sentir parecido a como lo hago yo. Así pues, he decidido hacerlo. Para compartir todo lo que escribo con más gente he creado una página de Facebook a la que he llamado La Tercera Gracia.

Os preguntaréis el por qué de "La Tercera Gracia" (nombre de la página de Facebook), pues bien, el por qué de estos nombres es tan sencillo, como que en mis años de bachiller me pude iniciar en el maravilloso mundo de historia del arte, y pude estudiar algo sobre este tema. De forma que me atrapó. Me quede maravillada y enganchada a cómo las personas han intentado expresar durante siglos sus pensamientos exteriorizándolos. Vi en el arte más que una simple asignatura, un hechizo que me hizo ver el mundo de forma distinta. 
Así pues, en una de estas clases, nos enseñaron la figura mitológica que tantos pintores utilizaban en sus cuadros: Las Tres Gracias. Esta figura se trata de tres mujeres desnudas o semidesnudas (según el pintor), entrelazadas por sus manos mientras hacían un baile circular. 
Ellas eran Aglaya, que significa resplandeciente, Eufrósine, que quiere decir gozosa y Talía que significa floreciente. Nacidas de uno de los amores de Zeus, decían que despertaban las ganas de vivir. 

También ha habido otras lecturas de estas, como la triple diosa o que en ellas e veía reflejado el arte de dar, recibir y devolver, siendo la tercera la creadora de este proceso.
Sea como fuere, las descubrí al ver el que ahora es mi cuadro favorito La Primavera, de Sandro Botticelli, y me quedé maravillada por la belleza que desprendían, todo sentimiento, casi poesía. Así es como yo entiendo la vida, resplandeciente, gozosa y constantemente floreciendo de nuevo, porque para que algo florezca se tiene que marchitar antes, y así es realmente el destino, tan funesto como  increíble. Si habéis leído alguno de mis textos seguro que sabréis de lo que hablo, y si no, seguro que también, como he dicho, el destino nos hace entender a todos este tipo de cosas.
De forma que no he visto forma más bonita de hacer este espacio de internet un poco más mío, más personal aún si cabe. 

Espero que os haya gustado la historia, y para que os quedéis un poco más prendada de ella, aquí abajo os dejo el cuadro por el que descubrí a Las Tres Gracias. Pero sobre todo, espero que hayáis entendido y os haya gustado el significado. 




Nos leemos pronto,

La Tercera Gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario