domingo, 15 de junio de 2014

Listen to me.

Noches de estas que de vez en cuando te hacen falta. Noches tuyas, para ti, para tu yo interior. Para la parte de ti que piensa que el mundo es un asco pero también para la parte que piensa que la vida es maravillosa. Noches en las que sólo te alumbra un flexo y la luz de la pantalla del ordenador. 

¿Dónde hemos llegado a parar? ¿Cuál ha sido o es el precio de todo? 
Noches de esas que cada canción es una persona o un momento. Te escuchas, te escuchas a ti mismo una y otra vez. Tu propia voz empieza a ser un martillo para tu cabeza. Escúchate, escúchales… escuchémonos. 

Noches que quizás hubieran sido mejor con una copa de tequila y música alta. Voy a parar el reloj. Hoy necesito pensar bien en todos mis errores para no volver a tropezar y caer. Pensándolo mejor ¿quién no no necesita eso? 

Todo lo que no ves no significa que no exista, tal vez sólo tengas que andar más despacio, menos deprisa, más detenidamente, menos apresuradamente, más detalladamente… 


Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario