domingo, 24 de marzo de 2013

Ven conmigo, que yo te enseño a bailar.

Qué cosas tan alocadas, que tonterías más grandes, que locuras tan dulces. Bonito es vivir. Bonito es saludar a personas que hacía tanto tiempo que no veías, o no tanto. Precioso es un abrazo por el pasillo porque te han echado de menos entre clase y clase. Tonterías. Fuera monotonía. ¿Quien quiere el suelo pudiendo tener el cielo? 
Manías, vicios, virtudes. Déjame ser yo, que yo te dejaré ser tú con una pizca de mi. Te voy a cambiar la vida, o al menos eso dicen todos los que me han conocido; aún no he dejado a nadie indiferente después de mi paso por sus vidas. ¿Creída? no, es amor propio. Sólo me baso en las realidades. 
Dejemos de ver la lluvia que está saliendo el sol, y allá a lo lejos se divisa el horizonte con un precioso arcoíris. 
Cosas como escribir sobre nada en concreto, sólo pura inspiración, un beso que te deja perplejo, un abrazo del más allá, un rayo de esperanza delante de ti que te abre un camino increíble. Es cierto, miles de preocupaciones nos rodean. Déjalas, libérate, el rayo de esperanza que tienes delante de ti es mucho más fuerte y poderoso que las nubes grises. 

¡SUEÑA, RÍE, LUCHA!

Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario