domingo, 17 de febrero de 2013

En una noche de sábado, te puedes dar cuenta de muchas cosas.

Noche de sábado. 18 años recién cumplidos, y tres amigas que me acompañan, rozándolos. Junto con mi mejor amigo de toda la vida, de 20 y pico acompañado de sus amigos. Hacemos cola para entrar, y mientras voy saludando a la gente de alrededor que conozco y que también estaba por allí. Puerta del Sol, esto me suena. Nos llega el turno, los porteros ni se inmutan en mirarme el DNI. María pasa, en cuanto a Bea y Laura, lo tienen un poco más difícil, pero eso no importa, sé que acabarán pasando. A Bea le dejo mi DNI, y con Laura tiro de mis contactos. Entramos. Bajo la escalinata que conducen a unas puertas... Las puertas, las recordaba negras, ahora son blancas. Las abro... Y en cuanto veo aquello no tardo ni un segundo en volver 4 años en el tiempo. El color de las paredes y la decoración no era la misma, pero aquel sitio me transportó a las legendarias tardes de "Jardines Light" que por aquel entonces creaba una cola en la Puerta del Sol sobre las 5 de la tarde cada sábado. La gente era la misma, pero todos habíamos crecido. Daba un paso y me veía con aquellos tacones de escasos 5 cm con la falda vaquera y una camiseta que por aquel entonces me gustaba, bailando con aquellas amigas que ahora han quedado atrás, y aquellos chicos que son pasado. Las paredes negras donde estaban las butacas y solían sentarse los chicos con las chicas a "pasar el rato" ya no están. Todo ha cambiado, ya nada es igual. Ha pasado el tiempo y hemos crecido. Lo que recordaba como un sitio mítico también ha cambiado con el tiempo. Es increíble, sólo han pasado 4 años desde que nos creíamos "guays" por ir alli, y ahora míranos; empezamos en Jardines y hemos acabado en Enjoy... Empezamos 1º de E.S.O y ahora estamos en el tercer trimestre de 2º de Bach. ¿Qué ha pasado chicos? Los años han pasado y no nos hemos dado ni cuenta, y ayer cuando entré a esa discoteca lo ví. Todo ha sido muy efímero, y el tiempo se escapa entre nuestros dedos resbalándose sin que ni siquiera nos demos cuenta, y cuando ya ha pasado, no podemos ni creérlo. Ayer soñábamos con el momento de subir al escenario del salón de actos a que nos dieran nuestra orla, y hoy nos situamos a escasos 3 meses de esa fecha. 
Así que sólo nos queda una cosa; DISFRUTAR al máximo el tiempo que nos queda, cada día, no importa si en el instituto, o en casa, o en la universidad, o en la calle; no importa dónde. Porque si 6 años de nuestras vidas han pasado de un modo increíblemente rápido, no me puedo imaginar cómo van a pasar 3 meses.
SUEÑA, RÍE Y SOBRE TODO, VIVE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario