viernes, 20 de julio de 2012

No quiero que pase el tiempo.

Hoy he parado, he frenado, y he mirado hacia detrás. Todo aquello que sentía, toda esa gente a la que quería y que incluso ahora sigo queriendo. Todo aquello que me parecía improbable, o imposible incluso. Fíjate, aquí estoy yo. Años después de aquellos tiempos en los que cuando algo me salía mal se formaba un cataclismo. Aquellos tiempos en los que basaba toda mi felicidad en un objetivo, empeñándome en adelantar al tiempo, o al mismísimo destino.
Fíjate, aquí me tienes destino, riéndome de las tonterías que he podido hacer, pero también las que me quedan por hacer. Si algo he aprendido de todo esto, es que la  vida marcha poco a poco, paso a paso, sin ninguna pausa, pero sin ninguna prisa, pero sin embargo, se toma su tiempo para darte hachazos, adversidades de las cuales no sabes ni siquiera cómo levantarte. Y no, no me refiero a ninguna tontería de que cierta persona a la que quieres no te hace caso; atrás quedaron esas lágrimas de quinceañera desconsolada. Es cierto, sólo tengo dos años más que una quinceañera con las hormonas revolucionadas, o puede que incluso yo las tenga mucho más revolucionada que una niña de 15.  Pero, ¿sabes a qué hachazos me refiero? A esos que cambian tu presente, tu futuro, e incluso toda una vida, esos que después de que sucedan, ya absolutamente nada será como antes. Como cuando pierdes a una de las personas que mas quieres en toda tu puta vida, y sólo puedes hacer que llorar su ausencia, mientras los recuerdos te arañan el corazón, y serías incluso capaz de escalar el jodido Empire State con la ayuda sólo de una cuerda con tal de poder volverle a abrazar una puñetera vez.
Y mírame, aquí estoy, meses después del hachazo de mi vida, años después de ser una absoluta ignorante y años antes de dejar de ser menos ignorante que ahora. De cualquier forma, sigo con mi vida, como TÚ, el que está ahí arriba mirándome, quiere. Y estoy completamente segura, que me estás ayudando para que lo haga poco a poco, a pesar de lo difícil que es toda esta mierda, a pesar de que si pienso en tí me cuesta un poquito respirar, a pesar de todos los pesares, sé que quieres que siga, y juro que lo voy a intentar hacer todo lo mejor posible, SÓLO POR TI.




Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario