martes, 20 de marzo de 2012

Ven,

abrázame. Tal vez sólo así consigas salvarme de esta espiral. Páralo todo a tu alrededor. Frena, afloja, suelta el acelerador, detén el reloj, que se pare el mundo un minuto que yo seré el eje de tu universo estos 60 segundos. Apóyate aquí, en el hueco que tengo entre el pecho y el hombro que te haré sentir en casa. Quizás así pueda recuperarse la ilusión. Porque necesitas que te salven, casi tanto como yo necesito salvar a alguien.


Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario