lunes, 26 de septiembre de 2011

Verás,

sé que todo esto es una locura, o que más bien no tiene sentido alguno. La vida cada día me marea más. Un día estoy viendo el horizonte en la orilla de la playa, y a la mañana siguiente estoy entre montañas heladas.
¿Y sabes qué? Me encanta. Me encanta levantarme cada día y no tener ni idea de lo que el destino me tiene preparado. Porque puede que hoy sea el mejor o el peor día de mi vida, puede que conozca a una persona que me marcará la existencia, o puede que a media tarde esté deseando que llegue la noche para olvidar este día entre mis residuos del pasado. Nunca planeo nada, y odio reprimirme al escribir. Pero hoy te voy a confesar que estoy planeando lo de reprimirme entre estas líneas. Puedes pensar lo que quieras, pero de vez en cuando es mejor tener un pelín de autocontrol… Y lo sé, no soy la más indicada para decir eso. Pero por un momento me he parado a pensar; te voy a querer lo que dura un polvo, o los dias que esté a buenas, lo que dura una puesta de Sol. Te querré a ratitos, pero muy intensos. Puedes pensar que soy calculadora, yo más bien pienso que voy a ser como tu droga.

Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario