lunes, 18 de julio de 2011

Los que dejan huella..

Dicen que no tienes que preocuparte por las personas de tu pasado porque hay una razón por la que no llegaron a tu futuro. Pienso que es una forma de verlo, que en parte tiene bastante razón. Pero sin embargo hay días que me encierro en mi habitación y mirando fotos me transporto a otro día, a un instante del pasado. Hay veces que ni siquiera me hace falta una foto, tan sólo una canción, un olor, o simplemente una tarde de melancolía. Me pierdo en aquellos días de playa, noches de fiesta, o paseos en bici. Y entonces se me destroza la hipótesis de que no me tengo que preocupar por las personas del pasado. ¡Éramos tan felices! Bastaba una mirada o una sonrisa de complicidad para entendernos, y un abrazo era la mejor recompensa. Tardes simples, pero únicas, esas que hacían que cada día nos quisiéramos más. Y de momento se termina la canción. Abres los ojos y te das cuenta de que hoy no es ayer, de que sólo son fotos ya y de que la realidad es un poquito más cruel. De que esas personas se han ido, y de que no sabes si volverán. Hay días que me quedo esperándoles, como una niña que espera Peter Pan en su ventana. Ambas cosas sabes que no sucederán. 
Lo siento... Pero lo que más odio en este mundo es que una persona entre en mi vida, y se acomode en ella, tanto que ya no sepa vivir sin las costumbres, sin la voz, sin los abrazos, sin la presencia de esa persona; y que de momento con o sin un motivo aparente desaparezca de mi vida, dejando un agujero imposible de tapar, dejando una huella jodidamente imborrable.
Supongo que nunca me acostumbraré. Sé que he cambiado y puedo cambiar en muchas cosas, pero en esto no... Por mucho que sepa que hay un motivo por los que no están en mi presente ni en mi futuro, recordaré mil motivos por los que necesito que vuelvan.


Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario