sábado, 11 de junio de 2011

Para el mundo, pero nunca te bajes.

Vas viviendo poco a poco, o todo de un golpe; pero siempre cosas distintas. Cuando crees que ya sabes cómo defenderte más o menos en la vida para que no te vaya del todo mal, te encuentras de frente con un problema, decisión, o situación completamente nueva y desconocida a las que habías dejado ya atrás. Intentas encontrar alguna similitud entre las cosas de antes y las de ahora, para tener algo de guía que nos diga más o menos cómo podríamos actuar. Pero siempre aparece el típico caso o la típica persona que desmonta todos y cada uno de tus esquemas, esos que has tardado en hacerte muchísimo más que un curso escolar; toda una vida. Al final lo único que sabes es que nunca nada de lo que sepas será suficiente para enfrentarte a un día nuevo. Porque cada uno son oportunidades nuevas y distintas para el ser humano, para cada persona, para darnos otra oportunidad a nosotros mismos. Hay dias que solemos decir "hoy me bajo del mundo" sabiendo que al día siguiente puede que digas "déjame pintalabios rojo, que hoy voy a comerme el mundo y quiero dejar huella". Eso es uno de los fallos más grandes que las personas cometemos. ¿Qué seguridad tienes de que mañana vayas a poder decir que te vas a comer el mundo? Puede que mañana sea demasiado tarde para rectificar, para darte cuenta de que la vida no se cuenta por minutos, sino por sueños. Y que si hay algo que nos da la vida es la posibilidad de cada día soñar con una cosa, y muchas veces también nos da la posibilidad de hacer realidad nuestros sueños. Hay momentos, lugares y tiempo para todo. Porque hoy puede que estés en la bajada de una montaña rusa, pero puede ser que mañana estés en el puto looping a 200km/h y sin que nadie le ponga freno a tu felicidad. Por eso mismo nunca te bajes del mundo, no para quedarte a un lado del arcén, ni para quedarte en una parada del pasado. Como mucho páralo, y si lo paras alguna vez, que sea para cojer la fórmula para que las sonrísas del presente sean infinitas, o la fórmula de los besos eternos. Deja la huella de tu pintalabios rojo cada día de tu vida, y cada día de la vida de la gente que te rodea.


Carla#

1 comentario:

  1. Grandes palabras. Un subidón de ánimo que ciertamente necesitaba. ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar