lunes, 28 de marzo de 2011

Sí, por fín serás felíz.

Todos tenemos momentos en nuestras vidas en los que creemos que estamos perdidos, y somos infelices, pensamos que nada puede ir peor, que la vida es una mierda, y envidiamos la vida de otros, que ignoramos como es su vidad de verdad. Pero luego ocurre, algo pasa, y te das cuenta de que antes no estabas perdido, porque es en ese mismo momento cuando te das cuenta de que entonces y sólo entonces estas totalmente perdido, como en un laberinto sin salida alguna, o por lo menos que veas. Y entonces te das cuenta de que el mundo empieza a girar más deprisa o más despacio, según tú decidas. Te vas fijando en cosas que antes habías ignorado por completo, cosas como sentir el aire en la cara, o como que las carcajadas al lado de tus amigos no tienen precio. Cosas como cantar por la calle a voz en grito, o saltar porque eres felíz, un abrazo de una persona que quieres, hacer reír a los de tu alrededor, un beso con un conocido o con un desconocido, el mirarte al espejo y saber que hoy te vas a comer el mundo a pesar de tus errores. Porque sí, estando perdido se cometen mil errores. Y no sé vosotros, pero yo sólo aprendo de eso, de los errores. Y también soy felíz cuando no los cometo, cuando he estado en lo cierto y he tomado la decisión adecuada.
¿Sabéis? Por mí como si estoy perdida toda la vida. Yo hoy, no dependo de nadie para ser felíz, con mis aciertos y mis fallos ya lo soy.



Carla#

2 comentarios:

  1. Muy ciertas tus palabras... Yo creo que siempre estamos perdidos, sólo que a veces lo percibimos de forma negativa y otras no.

    ¡Ah! Y los pequeños detalles como los que mencionas, no tienen precio ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog, sigueme por favor! ♥

    ResponderEliminar