lunes, 20 de diciembre de 2010

Para mi mejor amigo.

Hay momentos en tu vida, en los que todo lo que creías seguro, todo aquello en que habías confiado durante tanto tiempo, todo por lo que apostabas, se viene abajo, se derrumba irremediablemente y de momento piensas que pierdes, que justo cuando estabas en tu mejor momento, en el looping de la montaña rusa de tu vida, cae en picado sin frentos. Otra vez estás en el mismo punto donde solías estar antes de creer en todo lo que ahora se derrumbó. Y justo cuando crees que la bagoneta de la montaña rusa se va a quedar atrancada en ese punto, arranca de nuevo sin que tú te lo esperes tan si quiera. Ese empujón hay veces que no lo podemos dar nosotros solos, hay veces que necesitamos a alguien para que nos recuerde que hay más loopings ahí arriba, que la atracción es larga y demasiado corta a la vez, que no te puedes permitir desperdiciar tiempo en cosas que no valen la pena, porque la atracción se puede acabar en cualquier momento, y hay que disfrutarla segundo a segundo.
Jaime, esa persona que me ha dado todos los empujones necesarios desde que empezó el curso has sido TÚ. Desde el primer día hiciste que las cosas fueran más fáciles para mí, me llevaste contigo cuando no tenía nada dentro de esa clase, y has hecho que hoy sea quien soy ahí dentro. Además de todo esto, sabes que esta última temporada no ha sido la mejor para mí; sin embargo tú has hecho que estos meses sean inolvidables, has hecho que cambie de aires, y es que realmente lo necesitaba mucho, me has sacado millones de carcajadas que tenía guardadas en el bolsillo desde hacía tanto tiempo y que ni siquiera sabía que existían, he pasado incontables e irrepetibles buenos momentos contigo, has hecho que me dé cuenta de quién soy y de lo que valgo...
Aunque te tengo que confesar que a pesar de esto, tengo miedo... ¿Qué voy a hacer el año que viene sin tí? No tendré a nadie que me pegue, ni a quien me desabroche el sujetador, las clases serán demasiado aburridas sin nuestras notas por bluetooth, los patios dejarán de ser lo que son con tu bocata y mis mandarinas, los pasillos estarán demasiado silenciosos sin nuestros chillidos, el colegio será mucho más aburrido sin nosotros la montemos, informática empezará a ser monótona sin que nadie me haga rabiar, y todo en sí ya no será lo que es hoy porque faltarás tú, y eso quiero que lo sepas. Pero como tú bien me has enseñado, voy a dejar apartado ahora ese miedo, porque voy a vivir cada día de curso a tu lado como si fuera el último, para disfrutarlo al máximo. Además que no sólo tenemos el colegio... Siempre nos quedarán nuestras infititas horas "ensayando" para irnos por ahí, o nuestros interminables trabajos como excusa para quedar cuando no nos dejan, y porsupuestísimo nos quedarán también las clásicas aunque únicas tardes en el museo, y en otros tantos sitios más.
¿Sabes? han camiado tanto las cosas en dos años... Has pasado de ser alguien a quien no podía ver ni en pintura, a estar todos los dias prácticamente a todas horas contigo. Y te doy las gracias por eso, porque sé que no es fácil aguantarme cuando me pongo insoportable.
Quiero hacerte saber que has podido, puedes y podrás contar conmigo SIEMPRE, absolutamente para todo, porque nunca te voy a dejar solo, y si está en mi mano evitarte una caída te la evitaré, y si tienes un mal día haré lo que sea para sacarte una sonrisa . Porque no te imaginas lo que vales como persona, pero muchísimo menos te imaginas lo que vales como amigo.
Jaime, nunca dejes de ser como eres, y sobre todo nunca dejes de ser como eres conmigo.
¡No te quiero perder nunca moscorrocio!
 TE QUIERO JAIME.




Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario