domingo, 3 de octubre de 2010

Arriésgate.

Hay un momento en tu vida en el que te das cuenta de que ya no eres la misma persona que hace un tiempo, te vas dando cuenta que tu forma de ser, de pensar y de actuar han cambiado, que ya no tienes nada que ver con la persona que eras antes. E incluso por dentro te sientes distinta, sientes que lo que antes no tenía importancia de momento tiene ahora toda la del mundo, y viceversa. Lo que antes pensabas que jamás podrías hacer, lo haces, alcanzas metas que nunca pensaste que llegarías a alcanzar, metas que mucha gente admira, pues no todas las personas disponen del mismo valor.
Yo hoy estoy orgullosa, sé que por mucho que no todo sale como yo quisiera, he hecho cosas que veía imposible que un día hiciera; y no me arrepiento de nada, es más si tubiera oportunidad lo haría una y otra, y otra vez.
Supongo que en la vida cuando hay algo que es para tí realmente importante te da igual todo, te da igual perder o ganar, símplemente arriesgas... Porque si no hacemos eso nos quedaríamos toda la vida filosofeando, preguntándonos a nosotros mismo el por qué no lo hicimos. Sin embargo si arriesgamos, podemos ganar y es entonces cuanto nuestro estado de anímo rebentaría todos los índices de felicidad del mundo por conseguir algo que queremos, algo que hemos conseguido alcanzar. Aunque sí, también podemos perder, pero incluso con esto ganaríamos, porque sabríamos que ya no podemos hacer nada más, y esto hace inclinarnos hacia nuevas posivilidades, hace que podamos arriesgar nuevamente y poder encontrar la felicidad, y esque ésta nunca sabes dónde va a estar.
Si en esta vida no arriesgas, no tendrás vida, sólo dudas y miedos.

Carla#

No hay comentarios:

Publicar un comentario